El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, denunció este jueves 30 de marzo lo que consideró un “autogolpe de Estado” en Venezuela, donde el máximo tribunal asumió papel legislativo y removió la inmunidad parlamentaria a los miembros de la Asamblea Nacional (AN).

  Estas dos decisiones constituyen “los últimos golpes con que el régimen subvierte el orden constitucional del país y termina con la democracia”, señaló Almagro en una nota oficial, donde apuntó que “aquello que hemos advertido lamentablemente se ha concretado”.

  “Aquello que hemos advertido lamentablemente se ha concretado”, añadió el diplomático, haciendo referencia a sendos informes de mayo de 2016 y 14 de marzo de 2017 en los que detalló un desandar antidemocrático en Venezuela.

La cabeza del ente continental dijo que el fallo del Tribunal Supremo de Venezuela, en el que asumió el control del Parlamento, “no conoce respaldo constitucional” y atenta contra las “más elementales garantías de un debido proceso”.

  Además, llamó a los 34 países miembros de la OEA a “actuar sin dilaciones”. “Es urgente la convocatoria de un Consejo Permanente en el marco del artículo 20 de la Carta Democrática” Interamericana, afirmó.

El artículo 20 de la Carta estipula a la OEA a actuar en caso de “alteración del orden constitucional” en un país miembro.

  “Hoy es hora de trabajar unidos en el hemisferio para recuperar la democracia en Venezuela, con cuyo pueblo todos tenemos deudas que nos obligan a actuar sin dilaciones”, señaló Almagro.

“Callar ante una dictadura es la indignidad más baja en la política”, zanjó el excanciller uruguayo en el comunicado.