Emprendedores y Microempresarios

Estamos frente a una nueva oportunidad histórica para detener este tortuoso camino que nos está llevando hacia  lo que el propio Secretario General de las Naciones Unidas,  Ban Kimoon, denominó en tono muy alarmante “UNA CRISIS HUMANITARIA EN VENEZUELA”. Esta posibilidad ha sido propiciada por otro líder mundial, representativo también de los mejores intereses mundiales por la paz y el progreso de la humanidad: Su Santidad el papa Francisco. Ambos notables personajes, intensamente preocupados por la suerte de los venezolanos, claman y oran para que en Venezuela un ambiente de diálogo sustituya el actual clima de tensión y violencia que ha imperado desde hace casi veinte años. Los representantes políticos, actores principales de este drama, han dado un primer paso aceptando el llamado de estos personajes y respetando el deseo casi unánime de la sociedad venezolana: se han sentado juntos a verificar la posibilidad de llegar a unos acuerdos básicos que, de manera civilizada, pacífica, democrática y, sobre todo, constitucional y electoral, nos permitan superar esta crisis  y colocarnos en el sendero de la paz, el progreso económico, la salud pública, el avance educativo, científico y tecnológico y la preeminencia de la democracia sobre cualquier tentación totalitaria.

Padilla: Destinar 50% de productos agrícolas a los Clap causará ruina de los mercados

Hace pocos días el Presidente Nicolás Maduro ordenó a la agroindustria nacional pública y privada destinar el 50 por ciento de su producción a los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) para su distribución, algo que en opinión de la directiva de la Asociación de Trabajadores, Emprendedores y Microempresarios (Atraem) traerá como consecuencia la quiebra económica de miles de personas que laboran en los mercados