La reunión, celebrada en la tarde del jueves, no se confirmó hasta el último momento. Pero finalmente Julio Ligorría, exembajador de Guatemala en Washington (2013-2015) y consultor internacional, pudo subir hasta el despacho neoyorquino del inminente presidente estadounidense para hablar sobre la situación de los países centroamericanos que son fuente principal de la ola migratoria que llega hasta la frontera estadounidense que Trump dice querer cerrar. Así lo reseña elpais.com

En el encuentro, uno de los escasos que Trump ha mantenido sobre temas latinoamericanos, también participó el experto en asuntos hispanos Freddy Balsera, un consultor demócrata que asesoró a la campaña de Barack Obama en temas hispanos pero que también ha trabajado con la empresa del ahora presidente electo republicano. Lo acompañaban dos miembros de su gabinete de comunicación, Carlos Giménez, que también fue asesor de Trump en Florida, y David Duckenfield, que fue subsecretario de Estado adjunto durante la era Obama.

Ligorría aprovechó la rara oportunidad para exponerle a Trump los problemas de los países centroamericanos origen de los flujos de inmigrantes, muchos de ellos menores no acompañados, que crearon una crisis en la frontera en los últimos años del Gobierno Obama. También enfatizó la necesidad de “mejorar las políticas públicas” para luchar contra la corrupción y fortalecer los sistemas de justicia que, asegura, son la mejor receta para frenar la migración, explicó el exembajador guatemalteco en conversación telefónica con EL PAÍS.

El presidente electo “conocía el tema, estaba muy claro” sobre la situación de Centroamérica, el “volumen” de inmigrantes y sus problemas, aseguró. La imagen que el diplomático se llevó del próximo presidente de EE UU fue menos controvertida que la que muestra públicamente. El Trump que les recibió en su despacho —adonde por el contrario no logró entrar otra visitante del jueves, la líder de ultraderecha francesa Marine Le Pen— era un hombre “bastante distendido, receptivo, muy amigable y positivo”. Trump tenía “mucho interés por conversar”, según Ligorría. De hecho, les dedicó 20 minutos, un tiempo extenso para alguien que está a punto de ponerse al frente de la primera potencia mundial y al que cada día esperan decenas de personas en busca de unos minutos de atención.

Pero es que además de tratar los problemas centroamericanos y sus flujos migratorios, Trump tenía otro interés: “Preguntó por Venezuela”, reveló Ligorría.

“Estaba muy interesado en saber nuestra opinión de lo que está pasando, de lo que va a pasar y lo que falta por pasar” en el país sudamericano, corroboró Freddy Balsera. Especialmente, Trump hizo “énfasis en averiguar sobre la condición” del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y el líder opositor Leopoldo López, dos de los presos políticos más conocidos de Venezuela.

“Me llamó la atención lo directo que fue en preguntar específicamente nuestra opinión sobre cómo está la situación en el suelo en este momento allá y averiguar sobre Ledezma y López”, explicó Balsera, que también señaló el interés de Trump por Argentina ahora que el país vuelve a buscar un acercamiento a EE UU.

En el tintero, por acuerdo implícito, quedaron los temas más controvertidos de la relación de Trump con la región, como la cuestión del muro fronterizo con México, conscientes, explicaron, de que ese es un tema que el presidente electo avanza por su cuenta. Una estrategia que Balsera defendió, a pesar de que no comparte ni esa ni otras de las posturas del presidente electo.

“Ahora que es nuestro presidente, me parece muy importante que busquemos la forma de trabajar, de cooperar con él, de tener nuestra voz presente en las conversaciones que estén tomando lugar sobre los hispanos aquí o sobre Latinoamérica”, subrayó. “Si queremos influir en sus pensamientos y en su política, tenemos que tener algún tipo de interacción con el señor Trump”.

Comentarios