El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo hoy que el estado de emergencia implantado en el país el 20 de julio, tras el fallido golpe de Estado, continuará “hasta que todo se calme”, informó el rotativo Hürriyet.

Fuente: EFE

“Ellos (occidente) dicen que hay demasiados decretos, demasiados despidos. ¿Por qué os interesa tanto? Id y preguntad a Francia. Ellos también han extendido el estado de emergencia tras los ataques terroristas”, dijo Erdogan, a su regreso de su viaje oficial a Pakistán.

El jefe del Estado se refería a la posibilidad de gobernar por decreto que permite el estado de emergencia y a los decenas de miles de empleados públicos que han sido destituidos por su supuesta pertenencia a la red golpista.

El Gobierno aprobó el estado de emergencia para poder purgar las estructuras estatales de seguidores del predicador exiliado Fethullah Gülen, al que Ankara atribuye la responsabilidad de la asonada.

Desde entonces, más de 120.000 funcionarios han sido despedidos o suspendidos mediante decreto, mientras que más de 50.000 personas han sido detenidas y 30.000 siguen en prisión preventiva.

El estado de emergencia, dictado inicialmente por tres meses, se ha prorrogado ya dos veces, la última el pasado enero, aunque Erdogan ha indicado en alguna ocasión que puede que sea necesario extenderlo hasta el próximo julio.