Por Asdrubal Oliveros/ Economista y Director de Ecoanalítica

“Sembrar el petróleo”  fue una forma incorrecta de ver la influencia de la actividad petrolera en la sociedad venezolana. Se constituyó en una forma de secuestro de la renta derivada de esta actividad por parte del Estado con la excusa de repartirla y generar bienestar en el resto de los sectores (los no petroleros). Eso derivó, en algo que, por cierto denunció el propio Uslar en un Estado independiente de los ciudadanos, exacerbado y todopoderoso que nos ha traido hasta acá.

Yo creo que necesitamos entender que somos una economía petrolera que debe dar el salto en tres direcciones: primero en que la renta efectivamente pase del Estado a los ciudadanos de forma directa, sin cortapisas, que se conviertan estos en actores independientes del Estado.

Segundo, necesitamos pensar en un futuro cercano donde el petroleo no sea la fuente de energia mas importante y cómo Vzla va a insertarse alli. Algo que esta a la vuelta de la esquina, por cierto. Y, tercero, como construimos un Estado viable con una nueva institucionalidad que permita a Venezuela ser una economía diversificada e independiente de los vaivenes del mercado petrolero internacional