La Iglesia cree que la única opción para el 15 de octubre es ejercer el derecho constitucional al sufragio y decidir sobre los destinos de cada región que afectan de forma directa a los ciudadanos. El clero considera que los comicios son una oportunidad prístina para continuar la lucha hacia los cambios que exige el país.

Si la gente se queda en su casa propicia el camino para el fraude en las elecciones regionales. Hay que ir a votar. Las demás son consideraciones muy respetables, pero dejan abierta la puerta para que el gobierno implante su aplanadora roja y haya lugar para los abusos”, subrayó el cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas.

Añadió que mientras más gente concurra a los 13.559 centros de votación dispuestos por el Consejo Nacional Electoral para los venideros comicios será difícil que haya fraude. Indicó que así se evidenció en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015, cuando el oficialismo no pudo ocultar la victoria opositora.

Estas elecciones van a demostrar el rechazo del pueblo al gobierno. La mejor encuesta son las elecciones. Allí se puede manifestar que no se está de acuerdo con la represión, con la inflación que el gobierno ha permitido, ni con la delincuencia que ha dejado crecer, ni con la imposición de una asamblea nacional constituyente fraudulenta”, indicó el cardenal.

Urosa Savino refirió que quienes han manifestado consecuentemente en las calles contra el abuso del gobierno en los últimos meses tienen razones para participar en el proceso electoral. “Debe tenerse claro que la participación en los comicios de gobernadores no es para legitimar al CNE ni tampoco al gobierno, sino para ejercer un derecho que tenemos. Estamos llamados a votar pese a las condiciones que pone y malpone el CNE. Estos comicios son un modo claro de expresar el rechazo al gobierno. No se puede dejar de lado esta oportunidad”, indicó.

El cardenal aseveró que la comunidad internacional se ha percatado de que el gobierno actúa ilegalmente y en contra de la Constitución. Añadió que esta situación es un motivo más para ir a votar el domingo. “La opinión pública internacional está absolutamente en contra de Nicolás Maduro y hay una gran cantidad de países que no reconoce a la ANC. La Conferencia Episcopal tampoco la reconoce”, acotó.

Señaló que la oposición actuó acertadamente al retirarse de las reuniones exploratorias para el diálogo con el gobierno que se realizaron en septiembre. El prelado advirtió en su momento sobre el carácter extemporáneo del acercamiento y dijo que la prioridad eran las elecciones regionales que debieron realizarse en diciembre de 2016, cuando venció el período de los gobernadores electos en 2012.

Fuente: El Nacional