Venezuela encabezó nuevamente el Índice de Penuria (Misery Index) en el 2016, manteniéndose por segundo año consecutivo como el país que padece de las más severas condiciones económicas del planeta, al acumular el año pasado una lectura que fue casi siete veces mayor que Argentina, su más cercano competidor en el ranking mundial, publica El Nuevo Herald.

ANTONIO MARIA DELGADO
[email protected]

El indicador, elaborado anualmente por el profesor Steve Hanke de la Universidad Johns Hopkins, está basado en la sumatoria de la tasa de inflación, desempleo y de interés. Venezuela se ha mantenido entre los primeros puestos desde hace algo más de una década, pero se distanció marcadamente este año del resto de países dado su ingreso formal a una espiral inflacionaria.

“Venezuela mantiene su ignominioso lugar como el país más miserable del 2016, como lo hizo en el 2015”, declaró el informe que acompañó el índice.

“Los fracasos del socialista y corrupto estado petrolero han sido bien documentados a lo largo del año pasado, incluyendo cuando Venezuela registró la quincuagésimo séptima instancia de hiperinflación en el mundo”, agregó.

Venezuela viene registrando desde hace varios años la tasa más alta de inflación del planeta, y había alcanzado el primer puesto en el Índice de Penuria en el 2013, pero el año siguiente fue destronada del puesto por Siria, país que se encontraba envuelto en una guerra civil.

Pero en el 2016 no hubo rival que se le acercara. Arrojando una lectura de 573.4 puntos, el país petrolero superó por un enorme margen a Argentina, país que acumuló 83.8 puntos para ubicarse en el segundo lugar.

Según el informe, el factor que más contribuyó en la lectura de los dos países fue la enrome tasa de inflación, a diferencia de Brasil que se situó en el tercer puesto, con 75.0 puntos, debido principalmente a las altas tasas de interés.

El informe, no obstante, resaltó que el problema central de los tres países latinoamericanos son la corrupción y la aplicación de políticas socialistas de poca disciplina fiscal.

“Argentina ocupa el segundo puesto en el ranking de penuria y las razones no son difíciles de desenterrar. Después de los años socialistas de los Kirchner, Argentina está en pleno proceso de transición, alejándose de las políticas económicamente devastadoras de los Kirchner, pero muchos residuos problemáticos pueden ser encontrados en la base económica subyacente de Argentina”, resaltó el documento.