“La confianza entre los miembros de la OPEP se rompió después del fracaso en la reunión en Doha para alcanzar un acuerdo que permitiera congelar la producción de crudo”, aseveró el ministro de Petróleo, Eulogio Del Pino.

El funcionario aseguró que creía que Arabia Saudita era responsable de no lograr el acuerdo y que tenía la impresión de que esa delegación, incluyendo al ministro Ali al-Naimi, “no tenía la autoridad para decidir sobre nada”, ya que estaban bajo estrictas instrucciones de Riad.

Como reseña la agencia de noticias AFP, Del Pino manifestó a periodistas que “una intensa presión de Estados Unidos” era uno de los motivos por los cuales la Organización de Países Exportadores de Petróleo no había logrado llegar a un acuerdo.

“Estados Unidos estaba detrás de la presión. Tienen un problema con Venezuela y Rusia (…) Están haciendo esto por razones políticas y están ignorando el sufrimiento de sus propios pueblos. Pregunten a cualquier compañía petrolera en Estados Unidos: ellos están muy tristes por lo que pasó ayer”, declaró el ministro venezolano a las agencias internacionales.