NP.- Desde hoy se estará proyectando en las mejores salas cine de nuestro país el film “VOLANDO ALTO”, una historia inspirada en hechos reales que nos alienta a desafiar los obstáculos y estar seguros de nuestro poder aunque los otros se opongan.

Es una historia entrañable acerca de Michael “Eddie” Edwards (Taron Egerton), un atípico, pero arriesgado saltador de esquí británico que nunca dejó de creer en sí mismo, incluso a pesar de la descalificación de todo un país. Con la ayuda de un entrenador rebelde y carismático (interpretado por Hugh Jackman), Eddie se enfrenta a las instituciones y, en el proceso, se gana el corazón de aficionados deportivos de todo el mundo y hace una aparición histórica e increíble en los Juegos Olímpicos de Invierno de Calgary, en 1988.

La historia de Eddie es estimulante. Si bien nunca tuvo cualidades atléticas, desde una temprana edad se empeñó en lograr su ansiada meta: convertirse en atleta olímpico. Eddie hizo el intento en varios deportes y disciplinas, antes de haberse decidido por el slalom. Después de haber quedado descalificado por poco del equipo británico de las Olimpiadas de Invierno de 1984, hizo un reajuste y cambió a salto de esquí.

Taron Egerton, un joven galés que nunca antes había actuado, se convirtió en Eggsy, el héroe del film Kingsman: El servicio secreto, y le ofrecieron para interpretar a Eddie en esta nueva película. Egerton ni siquiera había nacido cuando Edwards estaba volando por los cielos de Calgary, pero el actor no rechazó la oportunidad y estaba convencido que el personaje debía ser “real y creíble”. En su preparación para el papel, Egerton conoció al Eddie de la vida real, que le ayudó a conformar su actuación. “Eddie es un tipo muy razonable, agradable y afable”, comenta el británico. “Tiene optimismo, y está enfocado. Hay cosas acerca de Eddie que son heroicas”.

La invitación es para disfrutar este inspirador film y aunque no respondamos a los cánones establecidos saber que nuestra determinación y constancia nos asegurarán el éxito.