Debido a la cantidad de deudas que mantiene el gobierno venezolano, parece improbable que obtenga nuevos préstamos significativos con China, país que pasó la última década forjando una alianza estratégica con Venezuela.

“El enviado de Beijing en Caracas expresó sus preocupaciones sobre la seguridad y el pago de la deuda de Venezuela, durante reuniones de emergencia que sostuvo entre abril y junio con una decena de representantes de empresas estatales chinas, según cuatro directivos de esas compañías”, reseñó el diario estadounidense The Wall Street Journal este lunes en su portal web.

Los ejecutivos chinos afirmaron que el consenso fue que no se iba a invertir nuevo dinero. “El mensaje fue claro: déjenlos caer”, agregó.

También informaron que las empresas chinas estaban trasladando a sus empleados a Colombia y Panamá por razones de seguridad.

Lea la nota completa en:http://lat.wsj.com/